miércoles, 24 de enero de 2007

Babel, pretenciosa e inverosímil


Se conocieron ayer las nominaciones para los premios Oscar. Soñadoras fue la que obtuvo más candidaturas (ocho), aunque ninguna entre los rubros más importantes. La segunda más nominada fue Babel, del mexicano Alejandro González Iñárritu, reciente ganadora del Globo de Oro que la semana pasada se estrenó en Buenos Aires.

Pretenciosa e inverosímil, la película se inscribe dentro de los llamados "relatos corales", una forma poco novedosa de narrar historias que parece estar atravesando su cuarto de hora. Vidas cruzadas (traducción boba del original Crash), ganadora del premio de la Academia el año pasado, es el mejor ejemplo.

En este caso son cuatro historias trágicas que transcurren en cuatro países. Todas se cruzan, aunque a veces la relación es tan endeble que torna poco creíble el relato. Además, González Iñárritu muestra una tendencia a la redundancia, a remarcar los conceptos hasta el paroxismo (la secuencia de la disco en Tokio, el egoismo de los turistas occidentales en Marruecos). Hasta la música de Gustavo Santaolalla suena pesada y reiterativa.

Una frase de Diego Brodersen en Página/12 del jueves pasado resume de manera notable la irritante simpleza y corrección política en las que se mueve el film: "El razonamiento de que las armas de fuego son peligrosas, en particular en las manos equivocadas, hubiera puesto colorado al mismísimo Perogrullo; mientras que el tratamiento que el film dedica a la idea del amor (fraterno, amoroso, sexual) como antídoto ante el miedo y la intolerancia parece tomada de un sencillo acto escolar".

En medio de tanto elogio (sobre todo de los medios estadounidenses), dando vueltas por la web encontré dos textos interesantes sobre la película. Uno de Santiago Navajas en Libertad Digital ("es un puro artificio grandilocuente", escribió). El otro, en el blog de Eduardo Larequi García (me gustó lo de "manierismo compositivo").

Esperemos que Los infiltrados, de Martin Scorsese, ya comentada en este blog, no pierda ante semejante bodrio.