miércoles, 21 de febrero de 2007

Un ejercicio infrecuente y necesario


Son películas distintas y, como tales, no hace falta ver las dos para comprenderlas. Pero la real magnitud de este inusual proyecto de Clint Eastwood sólo se vislumbra con el conjunto que forman La conquista del honor (título tonto que eligieron aquí en lugar del original "Banderas de nuestros padres") y Cartas desde Iwo Jima. Algunos lo denominaron díptico o lo describieron como las dos caras de una misma moneda. Aunque es parcialmente cierto, se trata de mucho más que eso.

El primer film --en realidad, el primero que se estrenó en Argentina-- no es una película de guerra clásica, aunque el desembarco de las tropas estadounidense en las costas de la pequeña isla japonesa de Iwo Jima promete ser una de las secuencias del año. Tampoco es un alegato antibélico, como sí lo era La delgada línea roja (1998). Y mucho menos una exaltación patriotera al estilo Rescatando al soldado Ryan (1998). Se trata sobre todo de una mirada decepcionada, desencantada, que desmitifica de manera lúcida la figura del héroe y su construcción mediática.

De hecho, el famoso momento en el que se iza la bandera --que dio lugar a la célebre foto de Joe Rosenthal alrededor de la cual gira la película-- apenas si se muestra, aparece casi como algo trivial. Sí, en cambio, se ven varias de las reconstrucciones posteriores de aquel hecho en suelo norteamericano. En este sentido es fabulosa la escena del estadio, prueba cabal de que una cámara bien ubicada (en este caso, sobre una grúa) puede decir más y mejor que miles de diálogos, que aquí algunas veces terminan siendo demasiado redundantes --deben ser obra de Paul Haggis, uno de los guionistas de la película y director de Vidas cruzadas (2004), probablemente la peor ganadora del Oscar de la historia--.

"Cartas desde Iwo Jima", la segunda en orden de estreno, es en cambio una película mucho más intimista. Se muestra --por momentos de manera desgarradora, aunque sin apelar a golpes bajos-- el sufrimiento de las tropas japonesas que deben defender la isla pero conocen la proximidad de una derrota inexorable. Tal vez aquí se note la mano de la japonesa Iris Yamashita, que hace girar el guión en torno a unos pocos personajes, todos singulares, sin heroísmos y con el mismo temor ante una muerte que se siente cercana e inevitable.

Se ha dicho y escrito miles de veces --no sin cierto grado de razón-- que Eastwood es el último de los directores clásicos de Hollywood. También se sabe que no es precisamente un hombre identificado con el progresismo yanki y mucho menos con la izquierda. Pero estas dos películas dejan en claro que lo que en manos de cualquier otro podría haber terminado como un insoportable ejemplo de corrección política es ni más ni menos que un ejercicio tan infrecuente como necesario.

LA CONQUISTA DEL HONOR
Título original: Flags of Our Fathers. Fecha de estreno: en Estados Unidos, 20 de octubre de 2006; en Argentina, 25 de enero de 2007. País: Estados Unidos. Duración: 132 minutos. Producción: Clint Eastwood, Robert Lorenz, Tim Moore, Steven Spielberg. Dirección: Clint Eastwood. Guión: William Broyles Jr. y Paul Haggis, sobre un libro de James Bradley y Ron Powers. Fotografía: Tom Stern. Montaje: Joel Cox. Música: Clint Eastwood. Elenco: Ryan Phillippe (John "Doc" Bradley), Jesse Bradford (Rene Gagnon), Adam Beach (Ira Hayes), John Benjamin Hickey (Keyes Beech), John Slattery (Bud Gerber), Barry Pepper (Mike Strank), Jamie Bell (Ralph "Iggy" Ignatowski).


CARTAS DESDE IWO JIMA
Título original: Letters from Iwo Jima. Fecha de estreno: en Estados Unidos, 12 de enero de 2006; en Argentina, 15 de febrero de 2007. País: Estados Unidos. Duración: 141 minutos. Producción: Clint Eastwood, Paul Haggis, Robert Lorenz, Steven Spielberg. Dirección: Clint Eastwood. Guión: Iris Yamashita. Fotografía: Tom Stern. Montaje: Joel Cox y Gary Roach. Música: Kyle Eastwood y Michael Stevens. Elenco: Ken Watanabe (General Tadamichi Kuribayashi), Kazunari Ninomiya (Saigo), Ryo Kase (Shimizu), Shido Nakamura (Teniente Ito), Hiroshi Watanabe (Teniente Fujita), Takumi Bando (Capitán Tanida), Yuki Matsuzaki (Nozaki).